jueves, 18 de febrero de 2010

La caja de cangrejos




Los pescadores de cangrejos utilizan este engaño para mantener sus presas a su merced. Levantan las piedras y agarran los animales que encuentran, guardandolos en una caja. Al principio cualquiera pensaría que una caja no es lo apropiado porque un cangrejo puede facilmente trepar y escapar. Pero ocurre un fenómeno muy curioso. Al haber más de un cangrejo, los que intentan huir se ven arrastrados por sus compañeros que aún están en el fondo. Estos los agarran de las patas con sus pinzas, tratando de utilizarlos como puntos de apoyo para trepar. Y así una y otra vez los cangrejos van tirandose unos a otros al fondo de la caja en un ciclo que firma su sentencia de muerte.

El mundo es como esa caja de cangrejos, todos pisandose los unos a los otros en un maremagnum de infelicidad, tratando de llegar al templo del éxito. Y si por fortuna (mala) llegas a subir los peldaños hasta el final, llegas a un lugar completamente vacío. Y porque no hay nada ni nadie? piensalo, están todos ahí abajo donde el sol calienta dandose codazos por un sueño de cartón.

Los que hemos fracasado, los que no hemos conseguido lo que se esperaba de nosotros, los que cada vez cumplimos menos con lo que los demás nos han dicho que es lo mejor para nosotros. Nosotros tenemos la suerte de ser cada vez más conscientes de que la felicidad no está en conseguir, sino en producir. En ser tanto autores como dueños de nuestro destino.

Por eso os deseo a todos que fracaseis en la vida, para que una vez al otro lado de la malla os deis cuenta que lejos de estar todo perdido, hay una infinidad de cosas por hacer.

2 comentarios:

Ellohir dijo...

Llegar a lo más alto no implica pisotear a los demás. O, al menos, así lo creo yo.

Que sea cierto el 95% de las veces sólo demuestra que pisoteando a los demás es más fácil llegar arriba, más fácil pero no mejor. Como el reverso tenebroso de la Fuerza.

Victor BA dijo...

si, es otra de las moralejas