viernes, 27 de marzo de 2009

ovejas



corriendo siempre corriendo. tengo que hacer esto que si no me capan, necesito comprar aquello, tengo que ir a aquel sitio que me cierran... hasta nuestros momentos de ocio estan regulados por voluntades ajenas a la nuestra. vivimos y morimos pendientes del reloj, pedientes del calendario, solo para que , cuando ya no nos quede tiempo, descubramos que no lo hemos disfrutado tanto como debieramos.

no vale la pena parar un segundo a ver, a observar, a saber porque hacemos las cosas, y que es realmente lo que nosotros queremos?

el miedo nos ciega, miedo a la diferencia y a no ser aceptados, miedo al juicio y al fracaso: miedo a los demás. esa inseguridad es lo que nos lleva a crear una fachada, a adoptar una personalidad: rie y el mundo reira contigo, llora y lloraras solo. alienando nuestra verdadera persona, la más profunda... esa que incluso con toda una vida de contemplación es dificil de encontrar. nos convertimos en peones de un rey ciego, e inducimos a nuestros hijos y pupilos a hacer lo mismo.

guardamos con celo nuestra propia esencia de los demás, tanto y tan bien que al final se atrofia y no la conocemos ni nosotros mismos. la mente humana tiene una capacidad increible para autoengañarse.

y asi nos va, siempre corriendo, y si no queremos parar es porque descubririamos que corremos a ninguna parte.

5 comentarios:

Einash dijo...

Lo peor de todo es que la mayoría de veces dejamos las cosas para "luego" y "luego" nos arrepentimos de no haberlas hecho antes...

MCN dijo...

¿Por qué te crees que triunfa el alcohol tanto? Porque es la droga legal y socialmente aceptada que hace lo que tu has puesto una barrera salvable y medible en mg/l.

Yo no sé si sé quién soy, pero intento que nada me cohíba.

Luzia C.E. dijo...

...y entonces... alcanzaré la felicidad, sin ser bien vista y sin ser aceptada, tomando decisiones que quizás no gusten. Entonces... seré la única mente intacta de mi mundo.

"Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo..."

...dijo Salinas.

klose dijo...

Es por esto por lo que me niego a llevar reloj o por qué me resistí a tener móvil hasta que no me quedó más cojones.

MCN dijo...

La verdad es que lo del móvil y la adolescencia es una de las cosas que más gracia me hace. Yo postergué al máximo lo de tener el móvil, por tanto cuando empecé a salir mi madre no tenía medio alguno para decirme: nene, ven pa'casa. En cambio, mi hermana todo lo contrario, como toda buena hembra haciendo uso del consumismo, pilló móvil cuando pudo. Ahora todas las noches la llaman para que retorne a casa.